Jueves Santo

 

“Os doy un mandamiento nuevo -dice el Señor-: que os améis unos a otros, como yo os he amado”.

 Estos días de primavera ya florida, de acuerdo al peculiar calendario litúrgico, los cristianos celebramos la Semana Santa. Días de descanso para muchos, y para otros también de recogimiento y oración. Entre Oteiza y Alloz, espero tener tiempo para ambas cosas y retomar fuerzas, en cuerpo y espíritu, para la dura etapa que viene.

Los apuntes de estos días abandonarán la actualidad que habitualmente nos acompaña, y versaran sobre los grandes misterios que celebramos los cristianos.

Hoy es Jueves Santo, el día del amor fraterno. La liturgia es rica es gestos y significado: misa de la Cena del Señor, lavatorio de los pies y reserva solemne del Santísimo.

Pablo de Tarso, en su carta a los fieles de Corinto, recoge la esencia del misterio que hoy celebramos:

“Hermanos:

Yo he recibido una tradición, que procede del Señor y que a mi vez os he transmitido: Que el Señor Jesús, en la noche en que iban a entregarlo, tomó pan y, pronunciando la acción de gracias, lo partió y dijo:

–         Esto es mi cuerpo, que se entrega por vosotros. Haced esto en memoria mía.

Lo mismo hizo con el cáliz, después de cenar, diciendo:

–         Este cáliz es la nueva alianza sellada con mi sangre; haced esto cada vez que lo bebáis, en memoria mía.

Por eso, cada vez que coméis de este pan y bebéis del cáliz, proclamáis la muerte del Señor, hasta que vuelva.

 De la carta de San Pablo a los Corintios, 11, 23-26.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s