En Viana por San Felices

 

El 1 de febrero de 1219 es la fecha de la fundación de la ciudad de Viana por el rey San cho el Fuerte. Desde entonces, y ya van 792 años, la ciudad conmemora su aniversario en un día en el que los protagonistas principales son los niños.

El día comenzó muy de mañana, con la aurora en honor de San Felices. Los auroros de la ciudad, dirigidos por el infatigable y siempre bienhumorado Félix Cariñanos, anunciaron la festividad del patrón con las letrillas alusivas al mismo. Poco antes de las 11, autoridades, invitados y buena parte de los niños de la población comenzaron a desfilar desde el portal de San Felices hasta la iglesia de Santa María en una procesión cívica, informal y simpática donde el protagonista indiscutible es el tambor de todo tipo y condición. Roberto Jiménez y yo, invitados por el alcalde Gregorio Galilea, hemos participado en el desfile, camino de la iglesia.

La ceremonia litúrgica, participada y festiva, ha tenido de nuevo a los niños por protagonistas. José Mari Ortiz, el párroco de la localidad, apenas ha podido conseguir un poco de silencio en un templo ocupado por feligreses de todas las edades. Con un lenguaje sencillo, muchas tablas y un ritmo adecuado, la eucaristía ha discurrido por derroteros poco convencionales. Y tras la ceremonia litúrgica, la entrega de la moneda a la salida de la iglesia, el acto más conocido y popular del día. Gregorio Galilea y Miguel Sanz, acompañados de otros parlamentarios, alcaldes y concejales, hemos ayudado a repartir la moneda, hoy un simbólico euro al alcance de todos.

Tras la ceremonia religiosa, han comenzado los actos civiles. En primer lugar, una visita al Balcón de Toros para inaugurar una pequeña exposición conmemorativa de la ciudad de Viana, Y junto a los paneles, una espectacular maqueta de la ciudad elaborada bajo la dirección de Toño Ros, director del IESO El Camino e historiador. La maqueta está hecha con gusto, conocimiento y buena estética. Una inauguración a la que nos tiene acostumbrados el alcalde cada año y que, en el último de la legislatura, era más que previsible. Y del Balcón de Toros a la antigua Casa de Cultura, que tuve la oportunidad de inaugurar hace ya más de 20 años, ocupada en su día por la cofradía de la Vera Cruz y hoy dedicada a actividades varias. El concurso literario ha unido, un año más, a alumnado, profesorado, padres y madres y autoridades. El acto ha contado con una sorpresa adicional. El alcalde de La Brede, localidad francesa próxima a Burdeos, ha recibido la medalla de la ciudad para conmemorar el décimo aniversario del hermanamiento de las dos ciudades.

Tras una ronda por los bares de la ciudad, el día ha concluido con una comida de hermandad en el restaurante Borgia. Buenas viandas, buena conversación, muchas risas y un ambiente cordial y amistoso. Y una jota final de Félix Cariñanos, una tarta de aniversario traída desde Francia por los amigos de La Brede, y unas emotivas palabras de Gregorio Galilea, al que casi se le escapan unas lágrimas, han dado fin a la jornada de confraternización.

Viana, como siempre, espléndida. Y los vianeses, hogareños, orgullosos y acogedores. ¡Qué gusto poder compartir con ellos su día más íntimo y familiar! El 800 aniversario está a la vuelta de la esquina. Y conociendo a los vianeses, los actos estarán a la altura de las circunstancias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s