El Museo de Las Eretas en Berbinzana

 

La tarea que el Amejoramiento del Fuero encomienda a la oposición es la de aprobar las leyes y controlar e impulsar la labor del Gobierno. La primera de las funciones no admite dudas ni interpretaciones. Más difícil es encontrar el registro justo para llevar a efecto la segunda: controlar e impulsar la labor del Gobierno. Respecto a la tarea de control, me limito a recordar los números dados a conocer hace pocas semanas, referidos a Cultura y Turismo: 56 iniciativas, una por semana, en los más variados frentes: enmiendas a proyectos de ley, interpelaciones, mociones, preguntas orales en Pleno y Comisión, preguntas escritas y comparecencias varias. Pero también ha habido lugar para el impulso a la labor del Gobierno. Este año hemos tenido ejemplos de todo tipo: fallidos, como el Bono Cultural o la Cultura sobre Ruedas, debido fundamentalmente a la desidia del equipo directivo del Departamento, o exitosos, como el Museo de las Eretas.

Ayer fue inaugurado en Berbinzana este último.. El centro explica la historia y los modos de vida de los habitantes del poblado de Las Eretas, así como los principales rasgos de la cultura de la Edad del Hierro, período al que pertenece el yacimiento de Berbinzana. Para ello se han instalado doce paneles didácticos, dos audiovisuales y tres maquetas que recrean un asentamiento ubicado en una peña -que permite conocer la estructura urbana de otros poblados diferentes al de Las Eretas, situado en una llanura-, dos viviendas y un yacimiento arqueológico en proceso de excavación.

Además, se exponen cerca de un centenar de piezas encontradas en el poblado de Berbinzana y algunos otros asentamientos de la época en Artajona, Larraga, Miranda de Arga, Cortes, Castejón y Viana. Destacan los objetos de la vida cotidiana -vasijas, tinajas, cuchillos y molinos para molturar los cereales-, armas -hachas y lanzas-, adornos personales, entre ellos, varios colgantes, y restos funerarios, como un enterramiento infantil completo -que incluye el esqueleto del menor y el ajuar-, así como urnas funerarias de otras necrópolis de Navarra. La colección se ubica en una antigua fábrica conservera de mediados del siglo pasado que ha sido acondicionada para la ocasión y, en adelante, será la puerta de entrada al yacimiento arqueológico ubicado en una parcela anexa. Las excavaciones se realizaron entre 1993 y 1996, bajo la dirección del arqueólogo Javier Armendáriz. El yacimiento corresponde a un poblado de la Edad del Hierro (siglo VI y IV a.C.), con sus casas, calle y sistema defensivo. Los restos se encuentran consolidados y se ha realizado ya la reconstrucción de una vivienda tipo y de parte de la muralla. Junto a ella existe un área ajardinada con embarcadero en el río.

Lo sorprendente es que los fondos para llevar adelante el proceso no han sido aportados por el Gobierno, que ha tenido una actitud indiferente, cuando no hostil al proyecto, sino que han sido fruto de tres enmiendas sucesivas del PSN-PSOE a los presupuestos de 2008, 2009 y 2010 por valor de 305.000 euros.

Así entiende el PSN-PSOE el impulso de la acción de gobierno. Tomando la iniciativa parlamentaria, apoyando con enmiendas presupuestarias estas iniciativas y ejerciendo un riguroso seguimiento del proceso. Lo de menos es quien salga en la foto. Lo importante es que Berbinzana cuenta con un centro que explica su pasado y lo ofrece al conjunto de Navarra para su disfrute. Si además se convierte en una palanca de desarrollo local, miel sobre hojuelas. Esta es la visión que el PSN-PSOE tiene del patrimonio: no solo un bien cultural, sino un medio para el desarrollo económico, cultural y social del entorno en el que se inserta. Este va a ser uno de los ejes del programa de Cultura y Turismo para la próxima legislatura. Y no es solo teoría, afortunadamente hemos predicado con el ejemplo.

Anuncios

5 comentarios en “El Museo de Las Eretas en Berbinzana

  1. Horror Vasconorum
    No he podido visitar aún el nuevo museo de Las Eretas, ni tampoco consultar su web, todavía en costrucción, y quizá a la espera de la cuarta enmienda del PSN que permita culminar el proyecto.
    Por todo ello, mi reflexión, así lo espero, puede que carezca de todo fundamento. Se trata de la vinculación entre Las Eretas y los vascones, y de forma más general del uso de la voz vascones a la hora de referirnos a su huella y legado arqueológico en Navarra. Si bien nadie pone en duda que los vascones ocupaban la práctica todalidad de la actual Navarra a la llegada de los romanos (sin que esto signifique que fuese un pueblo monolingüe, dicho sea de paso), da la impresión de que les negamos su existencia material: no hay ni un solo poblado denominado vascón entre nosotros. Disfrutamos de villas romanas y poblados celtibéricos, pero curiosamente nadie denomina a ningún yacimiento “poblado vascón”, lo que confiere a nuestros antepasados un carácter fantasmagórico e irreal. Esto parece deberse, sin duda, al inevitable parecido entre “vascón” y “vasco” y los evidentes problemas identitarios que genera este segundo término entre los navarros de los siglos XX y XXI.
    No deja de ser penoso reconocerlo, pero mucho me temo que inaugurar el museo del poblado vascón de las Eretas, habría resultado, cuando menos, políticamente incorrecto.
    Frente a este patente Horror Vasconorum que padecemos en Navarra, sorprende lo bien que vende la marca Celta. Así leo lo siguiente en la página de la Universidad de Zaragoza: “El catedrático de Prehistoria y Arqueología de la Universidad de Zaragoza, Francisco Burillo, presidirá el Comité Científico del Museo Arqueológico ‘Las Eretas’, ubicado en la localidad navarra de Berbinzana. Este nuevo espacio museístico se incorpora a la ruta Celtibérica, un proyecto de investigación interdisciplinar que pretende cohesionar el patrimonio cultural de los celtíberos en la zona del Sistema Ibérico Central”.

    Es cierto, sí, que el yacimiento de Las Eretas es anterior a la primera aparición de los vascones en la historia, pero no es descabellado suponer que llevaban tiempo atrás ya viviendo en su solar. Muy probablemente, además, compartían su cultura material con los pueblos vecinos, celtas al norte y suroeste, e iberos al este… No tendrían quizá, nada sustancial que diferenciase un poblado vascón de otro celtíbero… Pero que menos que reconocerles su existencia, siquiera en las Eretas, Andión, Liédena o Burguete.
    Me agradaría conocer sus observaciones al respecto.

    • Por la misma razón que poco se concreta en nuestro entorno acerca de várdulos, caristios, autrigones, pelendones, belos, titos, lusones…y tantos populi citados por los autores romanos, cuya materialización arqueológica, salvo para alguien empeñado en ver donde no se puede ver, resulta imposible.

      • Buena observación Teo. Sin embargo, los vascones si se han materializado arqueológicamente (Cara, Los Bañales…), y mi observación es que noto cierto reparo a la hora de reconocerlo, y una mayor alegría si esos restos se pueden asociar, por ejemplo, a lo celtibérico.

  2. Yo no creo que haya que obcecarse en asociar restos arqueológicos a determinadas etnias. Arqueológicamente es sumamente complicado y ha llevado, incluso en época histórica, a caminos hoy reconocidos sin salida (véase la controversía ya desechada entre necrópolis visigodas y francas…y hablamos del siglo VII de nuestra era). Cuando se habla de celtiberismo, iberismo o celtismo es por pura generalización, porque no es posible afinar más. Ojalá en un futuro cercano se pueda saber si tal o cual poblado correspondía a los vascones, a los lusones, los berones, los várdulos o los suessetanos, que todos estos populi en un momento u otro de su desarrollo ocuparían territorios de la actual Navarra. Los vascones fueron una comunidad de la que se sabe muy poco. ¿Cuando Las Eretas desarrolló su vida los vascones estaban configurados como tales? Si lees la magnífica tesis de Javier Armendáriz, a quien por cierto corresponde el trabajo de puesta en valor de Las Eretas, veras cómo durante toda la Edad del Hierro el peso de la organización correspondió a los oppida, una especie de ciudades-estado sui generis. Y que sólo a la llegada de Roma empezó a hablarse de determinados populi. Sobre Los Bañales vascona habría muchísimo que discutir (si hemos de creer a Ptolomeo, así sería por supuesto, pero ¿siempre lo fue?….bastante complicado de imaginar tan cerca de la capital de los Suessetanos, Segia, una de las comunidades más beligerantes en este ámbito contra Roma…..lo que da mucho que pensar sobre la fidelidad de los historiadores romanos a la realidad). En fin, que puestos a ser precisos, hablemos de los vascones cuando realmente existe constancia firme. Tú mismo mencionas a los vascones a partir de dos civitates romanas. Eso nada tiene que ver con la lengua que hablaran (que por cierto, menuda mezcolanza existía por aquel entonces….como casi siempre). En fin, mejor debatir esto en un foro de Protohistoria que en un blog de política cultural.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s