Los liberales navarros, a escena

 

La preeminencia durante el siglo XIX del absolutismo primero y del carlismo después, es un aserto compartido por toda la historiografía navarra, al margen de la escuela o posición ideológica de turno. Pero lo que para algunos es una preponderancia casi absoluta, para otros, sobre todo tras los estudios de las últimas décadas, necesita ser matizado a fin de realizar un diagnóstico más fino y menos burdo de una tierra más compleja de lo que la historiografía oficial nos ha querido presentar.

Dejando al margen los muchos matices que se esconden en la definición de liberal, y calificando de tales a los partidarios de las división de poderes y la igualdad de todos ante la ley –aunque en muchos casos estas libertades no pasaron de ser meramente formales-, esta minoría tuvo una significativa presencia a lo largo del XIX, con algunos momentos álgidos de un cierto esplendor. No es fácil resumir la bibliografía  al respecto, pero algunos títulos resultan especialmente significativos a la hora de abrir brecha y hacer balance del movimiento: Fueros y Revolución liberal en Navarra, obra de Mari Cruz Mina; Carlistas y Liberales en Navarra, de Juan Pan-Montojo, y los sucesivos trabajos realizados Ángel García-Sanz y su equipo.

Pero esta quincena, por causas bien distintas, el liberalismo navarro del siglo XIX ha vuelto a estar de actualidad.

La asociación “Ciudadanía en acción” ha iniciado las actividades de la sección “Memoria y Testimonio Histórico” con una conferencia del profesor Ángel García-Sanz titulada “Los liberales navarros, de la persecución al olvido”. El conferenciante hizo un detenido repaso de la presencia siempre minoritaria pero significativa del liberalismo en Navarra, desde las Cortes de Cádiz hasta la Restauración, pasando por el trienio liberal, el periodo isabelino y el sexenio revolucionario. Una interesante disertación que echó por tierra, una vez más, el tópico de la Navarra uniforme y conservadora como único elemento de una tierra peculiar en lo político, equilibrada en lo social y relativamente holgada en lo económico. ¡Que se lo pregunten a los 150.000 navarros que tuvieron que emigrar a otras regiones de España o a Hispanoamérica para buscar el sustento que su tierra les negaba!

El pasado domingo, Canal 6 Navarra proyectaba el documental “Mina, sueños de libertad”, sobre la vida del guerrillero navarro, un personaje casi desconocido entre nosotros, aunque sea un héroe nacional en México. La sorprendente y fascinante aventura vital de este joven navarro de Otano que en su corta vida de 28 años mandó el Corso Terrestre de Navarra contra Napoleón, compartió prisión en Francia con Lahorie, tomó parte en el levantamiento liberal de Pamplona de 1814, perteneció al círculo de Holland House en Londres, dirigió una expedición en apoyo de la insurgencia de México, donde fue derrotado por otro navarro, el general realista Liñán, y fue finalmente fusilado por orden del virrey Apodaca el 11 de noviembre de 1817, tuvo repercusión internacional. Fue cantado por Lord Byron y Pablo Neruda,  pintado por Diego Ribera en los murales del Palacio Nacional y exaltado, como héroe nacional, en la Columna de la Independencia de la capital mexicana. Afortunadamente contamos con un estudio reciente de Manuel Ortuño, Xavier Mina. Guerrillero, liberal, insurgente, que podemos considerar un ensayo bio-bibliográfico casi definitivo. El libro ha hecho posible un buen guión y un documental bien construido, sobrio, fidedigno y eficaz.

Los estudios minuciosos de las buenas escuelas de historiadores están dando sus frutos. La foto de la Navarra decimonónica, uniforme y de perfiles netamente conservadores, va ganando en riqueza de matices, pluralidad y nuevas visiones. Los próximos centenarios de las Navas y la conquista de Navarra prometen animar el debate historiográfico. Confiemos en que sea estrictamente profesional y académico.

Diario de Navarra, 3/6/2010

Anuncios

2 comentarios en “Los liberales navarros, a escena

  1. Estimado Román, en tu certero comentario sobre las recientes investigaciones realizadas sobre los liberales navarros, hecho en falta un magnífico trabajo: “Liberalismo y Milicia Nacional en Pamplona durante el siglo XIX” de Guillermo Herrero

    Suerte Román

    • Tienes razón. Conozco el libro y me precio de ser amigo personal del autor. Pero en la alusión a Angel García Sanz y su equipo daba por hecho que este libro estaba incluido, dada la vinculación de Guillermo Herrero al grupo de trabajo que dirige el catedrático de la UPNA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s