Interpelación sobre política general en materia de acción cultural

Samuel Caro Sádaba, portavoz adjunto del Grupo “Socialistas del Parlamento de Navarra”, al amparo de lo establecido en el Reglamento de la Cámara en sus artículos 179 y siguientes, presenta la siguiente INTERPELACIÓN al Gobierno de Navarra sobre POLÍTICA GENERAL EN MATERIA DE ACCIÓN CULTURAL

 

JUSTIFICACIÓN DE LA INTERPELACIÓN

 

La Ley Orgánica de Reintegración y Amejoramiento del Régimen Foral de Navarra, en su artículo 44 recoge, entre otras, como competencias exclusivas de Navarra las de “cultura, en coordinación con el Estado” (punto 8); “patrimonio histórico, artístico, monumental, arquitectónico, arqueológico y científico, sin perjuicio de las facultades del Estado para la defensa de dicho patrimonio contra la exportación y la expoliación” (punto 9); “instituciones relacionadas con el fomento y la enseñanza de las Bellas Artes” (punto 11); “espectáculos” (punto 15); “asociaciones de carácter docente, cultural, artístico, benéfico, asistencial y similares que desarrollen principalmente sus funciones en Navarra” (punto 19).

Por Real Decreto 335/1986, de 24 de enero, se traspasaron las funciones y servicios de la Administración del Estado a la Comunidad Foral de Navarra en materia de cultura, deportes y asistencia social y promoción socio-cultural. Entre las funciones y servicios transferidos se encuentran las relativas al patrimonio, a los archivos y bibliotecas, al fomento de la música, a la promoción de la cinematografía, al fomento de la creación literaria o a la creación y mantenimientos de infraestructuras con destino cultural.

La gestión y el desarrollo de todas estas materias y otras que no se citan es lo que en líneas generales podría denominarse como “política cultural” de un Gobierno, en este caso del Gobierno de Navarra.

La acción o actividad cultural debe ser la consecuencia  de unos principios y unos objetivos formulados en una serie de planes, de acuerdo a determinados criterios políticos en función de la ideología que los inspira. Sólo si las actividades culturales y los proyectos en los que se insertan están en sintonía con aquellos objetivos puede hablarse de política cultural. La mera suma de actividades culturales no es, por si misma, la expresión de una política cultural sino más bien, muy a menudo, el reflejo de la ausencia de una política cultural específica.

En la estructura orgánica del Departamento de Cultura y Turismo, opción estratégica por la que el Gobierno optó en el año 2003, tras algunos titubeos iniciales, se contempla la existencia de una Dirección General de Cultura y una Dirección General de Turismo, además de la Secretaría Técnica del Departamento. Dentro de la Dirección General de Cultura, aparecen algunos servicios plenamente consolidados: el Servicio de Patrimonio Histórico, el Servicio de Archivos y Patrimonio Documental, el Servicio de Museos, el Servicio de Bibliotecas, y el Servicio de Acción Cultural, además de una Sección de Promoción, Edición y Nuevas Tecnologías directamente dependiente de la Dirección General de Cultura.

El Servicio de Acción Cultural es uno de los que soporta mayor carga de trabajo, dado que engloba buena parte de los programas artísticos, además de las convocatorias y ayudas y todo lo relacionado con la infraestructura cultural. Son muchos los cambios cuantitativos y cualitativos que ha experimentado la acción cultural en Navarra en las más de dos décadas transcurridas desde la asunción de las transferencias en materia de Cultura en el año 1986. Son muchos también los esfuerzos realizados en materia de infraestructura, hasta el punto de que la red de casas de cultura y espacios escénicos ha experimentado un importante avance.

Sin embargo, este avance parece más fruto de la inercia de las acciones de los sucesivos gobiernos habidos en la Comunidad que de un proceso estratégico bien delimitado y pensado. Sorprende la inexistencia de un Libro Blanco de la Cultura en las últimas dos décadas, y sorprende también la inexistencia de un Plan Estratégico que evalúe el estado de la cuestión, defina objetivos, señale metas y contemple horizontes presupuestarios con los que trabajar. Y esta actuación, que hubiera sido considerada pionera en la década de los ochenta, y hubiéramos tildado de novedosa en los noventa, hoy, a punto de finalizar la primera década del siglo XXI, es simple y llanamente imprescindible para recorrer una senda de relativa modernidad, en línea con lo realizado por determinadas ciudades, comarcas, diputaciones provinciales, comunidades autónomas y el propio Ministerio de Cultura del Gobierno de  España.

A punto de concluir la primera parte de la legislatura, desarrollados ya algunos planes parciales de evidente interés en los que nuestro grupo ha tenido una iniciativa muy relevante (puesta en marcha del INACC, Plan de Fomento del Arte Contemporáneo, Plan Director de Turismo Cultural, Plan Global Interdepartamental del Camino de Santiago, Plan Trienal de Patrimonio Cultural de Navarra, entre otros) parece llegado el momento de abordar un análisis detenido de la política de Acción Cultural a fin de implementar las acciones que se consideren oportunas para una evaluación, análisis y relanzamiento del sector.

Es esta una iniciativa demandada por el sector que ve que, año tras año, siguen repitiéndose programas, actuaciones, convocatorias y modos de funcionamiento que poco tienen que ver con el tiempo en el que fueron concebidos, y que demandan una reflexión profunda y serena sobre los nuevos rumbos que deba tomar la acción cultural en Navarra en la segunda década del siglo XXI.

Esto, que ha podido pasar inadvertido en una época de bonanza económica como la que hemos vivido en Navarra en los tres últimos lustros, resulta especialmente necesario ahora en un periodo de crisis, donde la política cultural en general se ha visto singularmente afectada. Si no es posible disponer de más recursos, es preciso realizar un esfuerzo suplementario para sacar la máxima rentabilidad a los recursos disponibles. Si no se puede invertir más, es evidente que se puede y se debe gestionar mejor.

A la vista de las reflexiones anteriores, sería oportuno conocer y debatir si esta visión de la política general en materia de Acción Cultural es compartida por el Gobierno a los efectos de articular una serie de acciones que permitan romper las inercias acumuladas, solventar los problemas existentes, e incentivar las buenas iniciativas en marcha. Por todo ello:

 

TEXTO DE LA INTERPELACIÓN

 

El grupo “Socialistas del Parlamento de Navarra” interpela al Gobierno de Navarra sobre la política general en materia de acción cultural con el afán de conocer los objetivos que persigue, las líneas de actuación en marcha y el balance de su actuación en el contexto general de la política cultural del Ejecutivo.

 

                                        Pamplona a 29 de abril de 2009

 

                                        Samuel Caro Sádaba

                                        Portavoz adjunto del grupo SPN

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s