El concierto de Año Nuevo

Tengo por costumbre no trasnochar en exceso el día 31 de diciembre. Eso me permite, además de recibir el nuevo año con los míos y desear a toda la familia lo mejor para el tiempo que comienza, disfrutar algunas horas después del concierto de Año Nuevo. De tal forma que las lámparas y estucos de la sala dorada de la Filarmónica de Viena, llena de flores y de glamour, la propia orquesta, abrumadoramente masculina, pero ya trufada de excelentes intérpretes femeninas, y la voz de José Luis Pérez de Arteaga, algo engolada, pero casi siempre sabia y certera, componen el lujoso y distinguido marco donde nos encontramos la amplísima y peculiar familia de habla hispana dispersa por el mundo, dispuesta a saborear las conocidas melodías de la primera mañana de enero.

Siguiendo esta inveterada costumbre, he visto desfilar por el atril a muchos de los grandes: desde el último Boskovsky, tras una larga y fructífera andadura al frente de la orquesta y el divo Karajan, ya en concierto casi de despedida, hasta el exquisito Klaiber, al que los años no mellaron un ápice su porte de caballero de otro tiempo. También a Mutti, Abbado y Maazel, el trío más habitual de los últimos lustros, además de otras batutas algo más exóticas.

Este año ha dirigido Daniel Barenboim, el polifacético músico argentino-israelí. Habitual y excelente solista de piano con la orquesta, su presencia en el podio ha sido, en este 2009, especialmente oportuna. Premio Príncipe de Asturias de la Concordia, creador, junto con su amigo Edward Said, de la West-East Diwan Orquestra, un conjunto que acoge, entre otros, a músicos israelíes y palestinos, y defensor de la paz entre ambos pueblos, el director no quiso dejar pasar la ocasión sin pedir en inglés, para que buena parte de la audiencia pudiera entenderlo correctamente, “que el 2009 traiga paz al mundo y justicia humana a Cercano Oriente”.  Lamentablemente, ocho días después, la carnicería humana continúa sin que se atisbe solución alguna.

Tres notas han definido el concierto de este año: la habitual presencia de valses y polkas, tamizadas de sutiles alusiones a la crisis y a la guerra, una novedad musical indiscutible, el cuarto movimiento de la sinfonía de los adioses de Haydn, homenaje al gran músico austriaco en el 200 aniversario de su muerte, interpretado con hondura musical y cierta vis cómica por orquesta y director, y la especial implicación de Barenboim con el público en la marcha Radetzky, al que dirigió durante toda su interpretación.

Acostumbrados a las superficiales y mediocres versiones de otras orquestas, cuando no a las horrendas adaptaciones para bodas y otros eventos, la música aparentemente ligera de los compositores vieneses del XIX, en especial de los Strauss, suena de forma bien distinta en este marco y con esta orquesta. Puede que no sea una música sublime, comparada con la barroca o romántica que les precedió y la de los autores posrománticos que les siguieron, pero sus bellas melodías, su magnífica orquestación y su delicada interpretación la han consolidado como la quintaesencia de un género que perdura a través de generaciones, culturas y países.

En definitiva, un concierto tal vez demasiado amable, con asistentes variopintos venidos de todo el mundo, probablemente más cualificados en chequera que en gusto musical, pero siempre lleno de calidad y buen gusto interpretativo. Como dijo horas antes Simon Rattle, director de la Filarmónica de Berlín, al cierre del concierto de fin de año en la capital alemana “la música no es la única respuesta en estas épocas, pero ayuda”.

A ser posible con música, buena música, sea ésta clásica, ligera o folclórica, pero también sin ella, si ustedes tienen otros gustos o aficiones, que disfruten de este año 2009 que acaba de comenzar.

Diario de Navarra, 8/1/2009

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s