Virtuoso y artista

Permítanme que comience con una confesión de parte. Me gusta mucho la música, sobre todo la clásica. Y la disfruto de tres maneras bien distintas. La primera, en mi trabajo, a través de la radio, como compañía de fondo, sin una atención especial. La segunda, en mis horas de ocio, con una selección buscada de autores, obras y estilos distintos, dependiendo de mi ocupación o mi estado de ánimo. Me confieso de amplio espectro. Disfruto del gregoriano al siglo XX, y me esfuerzo por escuchar y comprender la música de nuestro tiempo con resultados no siempre satisfactorios. Pero hay una tercera manera, que me parece la más plena y fascinante: el concierto en directo, espacio y tiempo singular en el que a veces se produce la simbiosis autor-intérprete-público, meta y ensoñación de todo artista. Y hasta tal punto disfruto de esta tercera faceta, que me imagino mi jubilación, que por el momento no ambiciono, como una sosegada y casi interminable temporada de conciertos que complementaré con la lectura de la prensa, viajes, libros y paseos, además del disfrute de la familia y amigos, nietos incluidos.

Afortunadamente, en esta España nuestra, no es imprescindible vivir en Madrid o en Barcelona para gozar de la buena música. Y afortunadamente también, Pamplona ha dejado de ser una población de tercer orden en lo que a programación de conciertos se refiere. En los últimos lustros, el ciclo de la Filarmónica  -en otro tiempo lo más selecto, por no decir casi lo único existente-, comparte protagonismo con la temporada de abono de las Orquestas Sinfónicas de Navarra y de Euskadi, y las programaciones propias de Baluarte y de Gayarre, además de otras iniciativas institucionales. Y a la cantidad, verdaderamente encomiable, hay que sumar la calidad, con una sala renovada, el Gayarre, que sigue conservando el calor y el carácter casi familiar de un teatro a la italiana, y otra dotada de los más modernos sistemas, el Baluarte, aunque su sonido no acabe de resultar cuajado y redondo.

Pero a lo largo del año, aunque conciertos e intérpretes haya muchos, la música y el arte con mayúsculas solo aparecen en contadas ocasiones. Una de ellas ocurrió la semana pasada, con el recital del pianista polaco Krystian Zimerman, una de las cimas del piano actual.

La reflexión que sigue no es en modo alguno ni la crónica de un concierto, ni mucho menos una crítica musical. Aunque modesto y veterano aficionado, ni mis conocimientos me permiten adentrarme en complicadas veredas, ni pretendo competir  con quien es, precisamente en este medio, la referencia musical indiscutible.

Zimerman es para mí la quintaesencia del músico estudioso, perfeccionista y tenaz. Identificado con su instrumento, hasta el punto de viajar con su propio piano por las salas de conciertos de todo el mundo, Zimerman logra una comunión casi perfecta entre autor e intérprete. No cabe mayor claridad sonora, mayor autonomía melódica en cada una de las manos, y un diálogo más fructífero y fecundo que el expresado en la Partita de Bach. Estamos, sin duda, ante un virtuoso al que no se le resiste ninguna dificultad técnica. Pero en este caso, el virtuoso alimenta al artista, que es una dimensión superior. Ya sé que el Beethoven de Sokolov es más arrebatado, brillante y personal. Pero siempre me ha parecido que el ruso pone a Beethoven a su servicio, mientras que el polaco se pone al servicio del artista alemán. Incluso Szymanowski, un tributo comprensible a su patria, en su teclado parece un artista mayor.

Es ya la octava vez que disfrutamos de Zimerman, todo un lujo para Pamplona. Como comentaba con unos amigos en el descanso, hemos crecido y hemos madurado musicalmente con él. Sólo nos queda desear que sigamos envejeciendo juntos.  Ni que decir tiene que se lo contaremos a los nietos en la jubilación.

Diario de Navarra 15/5/2008

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s