Responsabilidad y compromiso

Escribo estas líneas en unas circunstancias personales y políticas excepcionales. Este artículo debía de ir firmado por Carlos Chivite, secretario general del PSN-PSOE. Pero los hechos de todos conocidos le impiden suscribir unas reflexiones que, conociendo su pundonor y dedicación, sin duda tenía escritas y aún calientes en su ordenador. La alternativa de dejar en blanco la página del Anuario y la invitación formulada hubiera sido razonable e incluso prudente. Pero no la hemos considerado por dos razones: ni Carlos la hubiera querido, ni el PSN-PSOE  podía dejarla pasar. Por un lado para expresar con claridad el balance del año transcurrido y, lo que es más importante, las perspectivas de futuro. Y por otro, para hacerlo como memoria y homenaje a un hombre entregado y comprometido que ha hecho del servicio a todos los ciudadanos navarros, en especial a los más necesitados, su razón de ser y de vivir. Un trabajo entregado que, sin duda, es en buena parte culpable de su actual estado de salud.

El balance del año transcurrido no es ni sencillo ni fácil. Los primeros meses del 2007 vinieron marcados por una larga precampaña electoral que presentó tres elementos novedosos que conviene tener en cuenta. El primero, el objetivo estratégico de UPN de jugárselo todo a la carta de la mayoría absoluta, lo que le obligó a tensar las relaciones con el Gobierno de España hasta límites poco prudentes, como dejó en evidencia la manifestación del 17 de marzo, con graves acusaciones a los socialistas navarros y españoles, y que condujo a un deterioro evidente de las relaciones entre ambos partidos. El segundo elemento lo constituyó la presentación de todo el nacionalismo democrático unido bajo una única sigla, Nabai, con una campaña electoral donde primaron los aspectos sociales sobre los identitarios. Y finalmente, en el caso del PSN-PSOE, un complicado proceso de elección del candidato, y una difícil campaña donde la palabra “convivencia”, eje vertebrador de nuestro discurso, apenas se pudo oir, atrapada en medio de un frentismo identitario, personificado en el navarrismo conservador de UPN y el vasquismo semicamuflado de Nabai.

Pertenecer a un partido nacional y centenario como el nuestro tiene sus ventajas, una sigla que arrastra, una estructura potente y la confianza mayoritaria de los españoles, y también algún inconveniente, como es la política de alianzas, que debe ser consensuada y compartida entre las partes. Y  tras sopesar intereses regionales y nacionales, se decidió permitir gobernar a la fuerza más votada y pasar a la oposición, tratando de condicionar las políticas de ese gobierno. De ahí que la abstención de nuestros doce parlamentarios facilitara la investidura de un Miguel Sanz componedor y dialogante, radicalmente distinto del que habíamos padecido en los meses anteriores. Se abría paso una nueva etapa en la vida de nuestro partido en la que había que conjugar dos términos de rentabilidad política no inmediata, responsabilidad y compromiso.

La responsabilidad del PSN-PSOE, un partido de gobierno que ya lideró la Comunidad y que aspira a sustituir en el inmediato futuro al gobierno conservador de UPN-CDN, exigía garantizar la estabilidad institucional, aún sabiendo la incomprensión que ello podía suscitar. Por ello, rechazando fórmulas tan generosas como poco coherentes de gobiernos de coalición y reparto de poder, nos aprestamos a dejar gobernar a un Miguel Sanz continuista y poco entusiasta, y a ejercer una oposición que fuera por igual exigente y útil.

Los presupuestos de 2008 han sido un buen ejercicio de equilibrio, responsabilidad y compromiso. No son los presupuestos que los socialistas hubiéramos hecho de tener responsabilidades de gobierno, pero son sustancialmente diferentes de los de años anteriores, aprobados sin aceptar apenas enmiendas de la oposición. Fieles a nuestros principios de ejercer una oposición exigente y útil, no sólo han mejorado las partidas dedicadas principalmente a fines sociales, sino que contienen cláusulas que van a permitir un seguimiento estricto de cuentas y programas, incluidas las de las sociedades públicas, algo no contemplado en anteriores acuerdos.

La vida parlamentaria ha experimentado igualmente un vuelco considerable. El rodillo de la anterior etapa ha dado paso a una Cámara mucho más viva y plural, en la que el peso del grupo parlamentario socialista, verdadero eje vertebrador del debate, resulta definitivo a la hora de fraguar consensos básicos en las cuestiones más relevantes.

Si de la visión interna pasamos a la externa, los cambios son igualmente notorios. Las relaciones con el Gobierno de España, el gobierno del otrora denostado Rodríguez Zapatero, han dado un vuelco espectacular. Y las consecuencias positivas para Navarra no han tardado en llegar: retirada de recursos de inconstitucionalidad, desbloqueo del TAV, agilización de la nueva cárcel, aeropuerto, conexión de autorías, etc.

Por todo ello no podemos sino proclamar para el inmediato futuro nuestro compromiso con los navarros en esta nueva etapa. Un compromiso basado en un proyecto ideológico coherente, sólido, progresista, inclusivo y no excluyente, generador de convivencia, opuesto a los frentismos de uno y otro signo, respetuoso con el actual estatus de la Comunidad, con una inequívoca vocación social, y anclado en la ciudadanía como sujeto y fuente de la acción política.

Este es el ideario con el que Carlos Chivite ha guiado al partido en la última etapa. No nos queda sino desear su pronta recuperación y agradecer todos, militantes, simpatizantes y ciudadanía, que su extraordinario esfuerzo no quede baldío. Siguiendo su estela, sus palabras y sus acciones son nuestra responsabilidad y nuestro compromiso.

 

                                        Anuario Diario de Navarra, abril 2007

Anuncios

Un comentario en “Responsabilidad y compromiso

  1. Pingback: Los números de 2010 « El valor de la palabra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s