Cuestión de confianza

Por unas u otras razones, algunas firmas del Diario me son particularmente próximas. Además de mi admirado José María Romera, que me introduce en el fin de semana con su prosa limpia y su atinado juicio, esta sección tiene una vecina a la que aprecio, Lucía Baquedano. Veterana en el oficio, fresca en sus maneras y atenta a lo cotidiano, sus escritos me suscitan con frecuencia un asentimiento y una sonrisa. Con una ventaja añadida, también le gustan a mi madre, con lo que ya tiene dos admiradores en la familia. El vecino de los viernes es Santiago Cervera, cabeza bien amueblada y liberal convicto y confeso al que leo con atención, a veces desde la discrepancia, porque sus ideas son propias y no están expresadas al dictado.

Pues bien, ambos dedicaron la semana pasada sus respectivos escritos a la campaña electoral. Lucía se quejaba de las promesas excesivas y acababa pidiendo alguna especie de auditoría para cotejar los logros e inhabilitar a los incumplidores. Santiago reflexionaba sobre el rumbo de las campañas, cada vez más sujetas al mercado, y apelaba al discernimiento entre el talento político y el mero oportunismo.Sin contradecir lo expresado por ambos, me gustaría enunciar algunos principios básicos, a modo de guía de campaña, a fin de que los árboles no nos impidan ver el bosque: la democracia es el mejor –visión optimista- o el menos malo –visión realista- de los sistemas de gobierno; los partidos políticos son el principal mecanismo, aunque no el único, de participación en la vida pública; la bondad de un proyecto político es la suma de dos factores imprescindibles: programa y personas; las ideologías no han muerto; y finalmente, en caso de duda, apelemos a la credibilidad y confianza que nos merecen los candidatos.Los que conocimos el franquismo y vivimos con intensidad el proceso de transición democrática, estamos convencidos de que la democracia es el mejor de los sistemas de gobierno, o tal vez el menos malo, si han hecho mella en nosotros los años, el escepticismo o la experiencia política vivida. Pero buena parte de los ciudadanos navarros de hoy no han conocido otro régimen, y el actual les parece claramente mejorable.Si del sistema pasamos a los partidos, la credibilidad disminuye. La endogamia en su funcionamiento interno, las listas electorales bloqueadas y cerradas, la pervivencia en los cargos de algunos de sus miembros, la dialéctica de confrontación que alimentan, son problemas percibidos por los ciudadanos a los que estas organizaciones tendrán que hacer frente. Nos interesa mucho que lo hagan más pronto que tarde, porque, además de necesarios, no se intuye en el horizonte otra estructura que pueda sustituirlos.Un buen proyecto político es la suma de dos factores imprescindibles: un programa minuciosamente trabajado y contrastado, y una serie de personas ilusionadas y capaces que lo pongan en práctica. Los programas no están para incumplirlos, como socarronamente decía Tierno Galván, sino para ser llevados a la práctica. Pero no hay programa sin personas, de ahí la importancia de candidatos y equipos.Aunque las aristas de antaño se hayan suavizado, las diferencias económicas y sociales entre la ciudadanía perduran. En consecuencia, poner el corazón y el acento en unas políticas o en otras es lo que diferencia a los partidos. No son todos iguales, ni da lo mismo votar a uno que a otro. No lo dude, si alguien le dice que las ideologías han muerto, la suya es inequívoca, es de derechas.

Y si, pese a lo dicho, usted tiene dudas, déjese llevar por su intuición y su pálpito. Vote al candidato que le genere mayor confianza, sabiendo que las personas son sus palabras y, sobre todo, sus obras. Al fin y al cabo, el voto es sustancialmente un depósito de confianza. ¡Que tenga suerte y acierto!

                                                 Diario de Navarra, 17/5/2007 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s